La mayoría de los mercados latinoamericanos desoye a Wall Street y cierra en azul