Las empresas medianas representan el 25% de la inversión de I+D en España