La mejora, débil no asegura cambio