El sector del lujo se mantiene pese a la crisis