El mercado para pymes podría movilizar 1.000 millones el primer año, con una rentabilidad de hasta el 10%