El mercado de vehículos comerciales cerró septiembre con una caída del 2,7 por ciento