Los mercados apuntan que el BCE puede estar detrás la compra de deuda de Irlanda y Portugal