Los mercados desconfían de EEUU