Los mercados no dan tregua a Portugal pese a su petición de ayuda