Los mercados vuelven al pasado por el ruido político