El miedo a la recesión lastra las Bolsas europeas