Un millón de personas perdieron su trabajo en las urbes de Latinoamérica en 3 meses