Casi cinco millones de parados