Los mineros, en defensa del carbón