El ministro alemán de Finanzas insiste en reducir el gasto público