El primer ministro británico descarta rebajar los impuestos mientras trata de reducir el déficit