La mitad de Latinoamérica cree que la corrupción ha empeorado con la crisis