Más de la mitad de las viviendas de segunda mano en venta tienen ya un precio inferior a los 200.000 euros