El nacimiento de un hijo muerto cuenta para la pensión de jubilación materna