La negociación del rescate luso encara su fase final bajo presión del mercado