Uno de cada 3 niños vulnerables vive en hogares con todos sus miembros en paro