Los operadores europeos piden a la UE una mayor desregulación para asegurar las inversiones futuras