La oposición lusa considera duro pero necesario el plan de Bruselas y el FMI