La oposición se queja del nuevo "decreto ómnibus" del Gobierno, que impide el debate parlamentario