El optimismo de Zapatero con la minería marca la octava jornada de protestas