El 40 por ciento de los parados vive en hogares donde nadie trabaja, según el Banco España