El paro baja de los cuatro millones