El paro juvenil protagoniza la cumbre europea