El paro semanal en EEUU desciende en 23.000 personas