La temporalidad y la precariedad lastran el empleo