Los pensionistas pierden de media 430 euros al año