La pequeña empresa en América Latina aporta el 25 por ciento del empleo formal