Las pérdidas del cierre del Gobierno de EEUU