Al menos 50.000 personas se manifiestan en Budapest en defensa de una Europa social