Las peticiones de la banca española al BCE caen a la mitad en un año