El derrame de petróleo en el Golfo de México amenaza con un desastre ambiental