El petróleo saudí se está agotando, según cables obtenidos por Wikileaks