El petróleo no da tregua y cierra en máximos no vistos desde agosto de 2008