La subida del precio del petróleo compromete la recuperación de la economía española