Polémica por la construcción de una playa artificial en Alovera, rodeada de 4.000 viviendas