Un baúl de marca indigna a los moscovitas que pasean por la Plaza Roja