La policía rescata en Nuevo México a once niños que vivían en condiciones deplorables