¿Hay una maldición que acecha a los directores del FMI?