El clima político no ha generado por el momento incertidumbre económica, según el IESE