El precio de la vivienda se dispara