Los precios bajaron un 0,3 por ciento en julio en Francia, pero subieron 1,7 por ciento en un año