Los precios de la vivienda usada bajan entre un dos y un cuatro por ciento