El presidente luso pide un plan de ajuste provisional para que el futuro Gobierno tenga margen