Botín espera que los ciudadanos no vuelvan a pagar por las crisis financieras