Una baja presión de los neumáticos y el calor aumentan el consumo de combustible